Maimonides

Maimonides

14,00 €

Producto Disponible (1 En Stock) - (Imp. Incluidos)

Peso0,2 Kg



1 - "Yigdál", Credo de Maimónides. Grande es Dios. Maimónides (Córdoba 1135 - El Cairo 1204)

Canto, shofar, qanun, viola, laúd, cí­tola, darbuga y tar

Himno religioso que comparte con "-Adón í“lám" de Shelomó ibn Gbirol (Málaga h. 1020 - h. 1059) un sitio de honor en el inicio del rezo matutino y al final del vespertino diario. Se basa en los trece artí­culos de fe (o 13 Credos) formulados por Maimónides y versificados en Roma por el juez Daniel ben Judah, que tardó ocho años en completarlos, hacia 1404. No es la única versión métrica de los Credos, aunque sí­ la más popular, tanto en hebreo como en otras lenguas utilizadas por los judí­os. Esta canción sagrada ha servido de guí­a al pueblo de Israel en la oscura noche de las persecuciones, especialmente por su rechazo a la conversión y a renegar de la fe propia incluso bajo las condiciones más penosas.

Comienza con una improvisación sobre las dos melodí­as que se utilizarán para el canto, separadas por una breve intervención de la llamada del shofar. Los primeros tres credos se cantan siguiendo la melodí­a tradicional que utilizan los judí­os de Tánger (norte de Marruecos). El resto de credos se entonan según una melodí­a tradicional utilizada por los judí­os marroquí­es.

2 - Pájaro en vuelo. (Instrumental)

Laúd, flauta alto, fí­dula y dumbek

Melodí­a adaptada para la canción "'Al ma'atzabí­" de Moshé ibn Ezra (Granada h.1055-h.1135), tomada de una núba andalusí­-marroquí­.

3 - Oración te faré. (Instrumental)

Solo de qanún

4 - A Ti, Señor, rogaré. Anónimo siglo XIV

Canto, coro, qanun, laúd, viola, cí­tola y daf

Acróstico del alfabeto hebreo en poema castellano de una anónima y angustiada confesión de culpas para una sinagoga medieval del siglo XIV. Texto encontrado en un pliego suelto en la biblioteca del monasterio jerónimo de Valencia y publicado por J. A. Cid. La melodí­a se basa en la tradición mí­stica árabe sufí­ de oriente. Junto al poema se recrea un coro que recita el alfabeto hebreo, al modo que se sigue haciendo en las escuelas infantiles ortodoxas.

Además del acróstico, el poema menciona el nombre de su autor hebreo (Zebratán Hebel). La historia de este escrito posiblemente sea la confesión de una conversión forzada ("al Sennor fiz despecho"), después de haber sufrido torturas a manos de la Inquisición ("meter m’han en estrecho", "meter m’han n’angostura"), implorando el perdón divino ("perdona tu a mi, yo a Ti tornarí­a").

5 - Agua y fuego. (Instrumental)

Flauta alto, laúd, fí­dula, cí­tola, darbuga, dumbek, pandero y gong

Melodí­a utilizada para la canción "Ashér lo yam" de Shemuel Hanaguid ibn Nagrella (Córdoba 993- Granada 1055), tomada de la núba Reml, Neklab Zidane, de la tradición garnatí­ de Argelia.

6 - "Dror Yikrá". Proclamará la libertad. Dunásh Ben Labrat, (Fez-Córdoba, siglo XI).

Canto, viola, fhal, darbuga, pandero, tambor con tensores

Poema litúrgico de shabát en el que su autor articula la primera estrofa como un acróstico de su nombre (DUNaSH). Esta canción, muy popular actualmente en Israel, forma parte del acervo de la comunidad de judí­os yemenitas que, desde los tiempos en que Maimónides habitó tierras egipcias en su destierro a causa de los

almohades que regí­an Sefarad, adoptaron como suyas la poesí­a de los grandes autores judeo-españoles, y con quien mantení­an correspondencia (véase el libro "Yigueret Teimán", o "Epí­stola a los yemení­es").

La melodí­a recuerda los modos musicales ibéricos que aún perduran en géneros populares y folklóricos. La comunidad judeo-yemení­ ha conservado impecablemente su legado y tradiciones a lo largo de los siglos, en parte debido al fundamentalismo islamista de los regí­menes bajo los que tuvieron que vivir. Los gobernantes de estas tierras prohibieron la existencia de libros judí­os fuera de la sinagoga, por lo que la preservación de los textos y melodí­as tuvo que hacerse de forma oral, lo que llevó a los lí­deres judí­os a propugnar una educación altamente conservadora de las tradiciones orales.

Ben Labrat, procedente de Marruecos, trajo al califato de Córdoba una poesí­a hebrea basada en la métrica árabe y en la temática profana y hedonista de la escuela de Bagdad, en la que se ensalzaba la belleza humana y de la naturaleza, así­ como el placer de los sentidos aunque, en este caso, se trata de un poema de carácter religioso.

7 - Gran consejo de los santos. (Instrumental)

Flauta alto, laúd, fí­dula, darbuga, tar y gong

Melodí­a utilizada para la canción "El Neerátz" de Shemuel Hanaguid ibn Nagrella (Córdoba 993- Granada 1055), de la núba Reml, Khlas, garnati andalusí­ de Argelia.

8 - "Aspamia", Licor de España. Texto de Moshé ibn Ezra (Granada h.1055-h.1135)

Canto, coro, laúd, cí­tola, dumbek, cascabeles y sistro

Cuatro poemas breves del "Libro del collar" sobre una melodí­a andalusí­ de la tradición del Maluf de Túnez, con la singularidad de que el texto del estribillo hace referencia a la excelencia de los licores de Aspamia (España), en una licencia poética llamativa, ya que los judí­os siempre han llamado a este paí­s Sefarad, el nombre en hebreo de las tierras más occidentales.

El estribillo hace referencia a un amigo (Ofer) al que se invita a disfrutar de los placeres de la vida. Por estas y otras referencias algunos especialistas han visto en Moshé ibn Ezra a uno de los precursores de la poesí­a de amores homosexuales, aunque sus metáforas no se distinguen prácticamente de las habituales en su tiempo de otros autores judí­os y árabes. Otro elemento curioso de estos versos es la mención de algunos instrumentos musicales: cí­taras y laúdes en esta traducción, para referirse a unos términos que en el hebreo moderno denominan respectivamente al violí­n y al órgano.

Más importante es el hecho de que Moshé ibn Ezra fuera el autor del más importante tratado de teorí­a poética hebrea, escrito en árabe con el nombre de "Kitab al-muhadarah ua al-mudhakarah".

9 - "Yiodujá ra'aionái", Israel Najara (Safed, siglo XVI)

Canto, coro, laúd, qanun, viola y pandero

Poema sabático con música tradicional de la comunidad sefardí­ del Magreb. Su autor es descendiente de los judí­os expulsados de la Pení­nsula a finales del siglo XV y que decidieron trasladarse a Israel, ahora en manos del poderoso imperio otomano. En la ciudad norteña de Safed, en el siglo XVI, se afincaron los seguidores del cabalista Ari, Rabi Isaac Luria, seguidor a su vez de Rabi Moisés Cordovero. En el seno de esa comunidad se desarrolló la costumbre de levantarse a medianoche para entonar himnos del libro de los Salmos, estribillos y baqashot hasta el alba. El primero de los grandes poetas de Safed fue Rabí­ Israel Najara, cuyos cánticos aún se conservan en las baqashot sirias y marroquí­es, como este ejemplo.

Otros destacados cabalistas y seguidores del Zohar (el primer texto cabalí­stico escrito en el siglo III por Rabí­ Shimón Bar Yochai, Rashbi) residentes en Safed en esa época fueron Rabi Yosef Karo (autor del "Shulján Arúj"), Rabí­ Shelomó Alkabetz (autor de la plegaria del viernes a la noche "Lejá Dodí­") o Rabi Haim Vital. Todos ellos son de ascendencia sefardí­ y durante 50 años consiguieron restituir la ordenación rabí­nica oficial que se inició con Moisés y desapareció tras la destrucción del segundo Templo. Según las profecí­as del Zohar, los muertos se levantarán y reunirán en Safed y desde allí­ el Mesí­as se revelará al mundo para marchar juntos a Jerusalén.

10 - Me consume el amor. (Instrumental)

Laúd, fí­dula, cí­tola, qanun, darbuga y riq

Melodí­a utilizada en la canción "Esh Ahabim" de Shemuel Hanaguid ibn Nagrella (Córdoba 993- Granada 1055), en modo Raml al-Máya de la zawya sufí­-andalusí­.

11 - "Adóm haléji". Colorado.

Canto, coro, laúd, flautas tenor, viola, darbuga

Moaxaja de amor de entre las más antiguas en lengua hebrea que se conservan. Texto de Shemuel Hanaguid ibn Nagrella (Córdoba 993- Granada 1055). Poesí­a culta y refinada con introducción, cinco estrofas y jarcha en árabe. Contrafacta de la melodí­a en modo Hiyaz al Qabir de los cantos sufí­es de al-Andalus.

Con la caí­da a comienzos del siglo XI del califato cordobés y su desmembramiento en los llamados reinos de taifas la cultura hebrea no decayó sino que, por el contrario, alcanzó mayor esplendor, destacando sobre todo las comunidades de Granada y Zaragoza. Shemuel ibn Nagrella, llamado Hanaguid, fue visir del rey Badí­s y un hábil polí­tico que durante muchos años organizó la polí­tica granadina y fue general de sus ejércitos, a la vez que extraordinario poeta y erudito rabino. A su muerte le sucedió en el cargo su hijo Yosef quien, como su padre, se rodeó de judí­os en los altos puestos de la administración del reino. Hoy dí­a aún puede verse en la Alhambra de Granada la Fuente del Patio de los Leones, procedente del palacio de ibn Nagrella, a pesar de la prohibición islámica de representar figuras de animales.

12 - Dios me protegerá. (Instrumental)

Qanun, fí­dula, cí­tola, laúd, darbugas y daf

Melodí­a del poema sabático con texto de Abraham Ibn Ezra (Tudela 1089-Calahorra 1167) "Ky eshmerá shabát", conservado en la tradición de los judí­os marroquí­es.

13 - "Ashút kehélej". Vago cual caminante

Canto y laúd

Texto de Shemuel Hanaguid ibn Nagrella (Córdoba 993- Granada 1055). Poema a la amada con melodí­a original de Jorge Rozemblum basada en modos tradicionales judí­os sefardí­es y bizantinos.

14 - Quién es el Dios a mi vista velado

Canto y coro, qanun, laúd, pandero, darbuga y palmas

Texto de Moshé ibn Ezra (Granada h.1055-h.1135). Se ha adaptado la música de la cantiga 375 del rey cristiano Alfonso X el Sabio, 1121-1284, siguiendo la particular estructura del poema a modo de lección con preguntas, a las que el coro siempre da la misma serie de respuestas.

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información